Relatos sobre cómo preparar un vieja de larga distancia.

Buenas a todos:

Mi nombre es Paco y a partir de hoy seré vuestro compañero de aventuras en este maravilloso mundo de Barbacana. Antes de continuar he de agradecer a Javier el hecho de que me permita expresarme con total libertad en este foro. Sé que me has dicho que no hable de sexo, de drogas, de cómo nos conocimo, etc... pero me siento libre de expresarme dentro de los temas que me has propuesto, jejejejeje.

Bromas aparte, me gustaría comenzar a partir de ahora a relatar una serie precauciones que se han de tomar antes de iniciar un viaje largo al extranjero. Debido al trabajo de mi padre (que es arquitecto) me he visto "obligado" a acompañarle a muchos países del mundo durante mucho tiempo. Mis tristes experiencias a la hora de hacerme las maletas y a la hora de realizar otros quehaceres propios de un viajante os ayudarán a comprender lo inútil que puede llegar a ser un veinteañero soltero cuando no tiene a su lado una madre que le asista en los momentos difíciles.

Pues bien.... entrando ya en materia ... avanzaré el primer consejo que hemos de seguir para iniciar un viaje largo:

1. SABER DÓNDE VAMOS A VIAJAR: éste es un dato importante a la hora de la preparación del mismo, ya que si desconocemos el lugar de destino estarémos abocados al fracaso cuando intentemos preguntar dónde podemos encontrar una tienda de recuerdos.No importa si vais a un lugar desértico de la altiplanicie argentina... todo el mundo te pedirá algún souvenir.
Este dato también nos ayudará a la hora de realizar las maletas. es preferible viajar a un lugar caluroso pues, a no ser que te haga la maleta tu madre, lo más probable es que te olvides la parte de abajo del pijama en casa.

El año pasado fui de viaje de fin de carrera a NYC y mi sorpresa fue que al abrir la maleta me di cuenta de que me había olvidado la parte de abajo del pijama. No tuve más remedio que dormir con unos pantalones cortos (de estos desmontables). Parecía un viejo montañés de éstos que cantan polcas en Baviera y a partir de entonces mis amigos me llaman Paco "el montañés".

Para evitar esta falta de respeto hacia mi persona me dispuse a comprar un pijama en la Quinta avenida, pero al ver el precio (40 $) pensé que el apodo de montañés no sonaba mal del todo y opté por dejar aquel pijama en aquella reluciente estantería.

Bueno amigos... ya sabeis un poco de mí...Poco a poco iré escribiendo cosas en esta página. OK?? Espero que no penséis que me he tragado a Miliki, pero es que yo soy feliz desde que me enteré que David el gnomo nunca murió en la serie porque nunca existió. Cuando en la serie murió y se convirtió en árbol me pasé tres meses echándole la bronca a todos los perros que se orinaban en los árboles.

Bueno.... un saludo y hasta otra...

Opciones de visualización de comentarios

Seleccione su manera preferida de mostrar los comentarios y haga click en 'Guardar opciones' para activar sus cambios.

Ese Paco, paquillo, paquete.

Me alegra que por fín te hayas animado a escribir algo. He creado un nuevo tema llamado «Viajes» para ir llenandolo con temas relacionados. Tambien, me he permitido de poner un par de espacios al texto entre párrafos para que se pueda leer un poco más claramente. Espero que perdones mi osadía.

Me he reido con la descripción. Siempre podrías haberle comprado a tu padre un pijama de regalo y haberlo usado tú. Hubieras quedado como un rey. ¡Qué David el Gnomo se murió! ese episodio me lo perdí. Yo pensaba que seguía paseando por el bosque feliz mientras que las briznas de hierba le hacían cosquillitas...

Para los demás: ¡Qué decir de mi amigo Paco! Paco es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.

(...)

Es tierno y mimoso igual que un niño, que una niña...; pero fuerte y seco por dentro, como de piedra. Cuando paso sobre él, los domingos, por las últimas callejas del pueblo, los hombres del campo, vestidos de limpio y despaciosos, se quedan mirándolo.

Tratenle bien, como si le debiesen dinero. ;-)