La Belle Cuissine

El sábado pasado (5 nov), huyendo de mi preparador, fuimos a ver el espectáculo «La Belle Cuisine».

Esta obra se representó dentro del ciclo de teatro en la Sala Chicarreros de la Caja San Fernando.

De qué iba la cosa:

Se representaba el transcurso de un día en la cocina de un restaurante.

Cómo iba la cosa:

Si no he leido mal por ahí, la obra está dentro del estilo hiperrealista. Donde todo es MAS. Así, si uno es feo, es lo más feo posible, Si uno es lelo, será lo más lelo posible, si uno es calvo, cojo o alto, lo mismo de lo mismo de lo mismo.

Además del caracter caricaturesco de los personajes, el lenguaje se usa como un recurso más de interpretación, de forma que en vez de texto escrito declamado se pasa por una mezcla afrancesada de gruñidos y otros sonidos afinados.

Estructura de la obra:

La obra está concebida sobre un escenario fijo. Dentro de dicho escenario están constantemente entrando y saliendo personajes que dan forma a una sucesión de sketches vertiginosa. En ocasiones pueden estar sucediendo dos y hasta tres historias simultáneamente. Dando una gran sensación de trajín de la cocina.

Desde mi punto de vista, la obra se puede ver a distintos niveles. El primer nivel es claramente una comedia en la que se suceden momentos graciosos. Pero hay un segundo nivel en el que se percibe la amargura en los personajes yo los veo como compañeros de trabajo más que amigos. Gente obligada a compartir un espacio durante unas horas al día. Si lo dije, es más real que la misma realidad.

La obra es divertida a ratos. Tiene momentos de gran hilaridad y otros momentos de transición que a mi me parecen peor resueltos. Pero con un guión no deja de recordarme a un montaje de un circo. Siempre pasa algo siempre hay algo nuevo que atrae la atención del público. Siempre se está entretenido. Es muy recomendable y los actores son buenos profesionales. (Cuando uno se acostumbra a ir a espectáculos de aficionados se le olvida lo que puede ser una obra bien montada).

Me hubiera gustado reescuchar la música que se interpreta. Según aparece en los créditos elaborada por Inmaculada Almendral. A priori puede parecer una sucesión de gente gritando cosas sin orden ni concierto; pero sé que hay una estructura, un guión dentro de la música y me gustaría poder desgranarla poco a poco.

Curiosamente, y esto lo descubrió mi acompañante, una de las actrices (Rebeca Torres) que interpretaba a la camarera, era la misma que hizo de Doña Inés en el Juan Tenorio que fuimos a ver hacía 4 días. Increible el cambio de registro de la muchacha.

Trailer:

Aparece en una cocina a oscuras un hombre en calzoncillos rascandose con fruición cierto «volumen» que le picaba.

Fue una gran noche en todos los sentidos.