Los Dibujitos Animados

Una tarde soleada, paseaba tranquilamente cuando acudieron a mi mente recuerdos de mi niñez; niñez que ha sido seriamente influenciada por los Dibujos Animados que veia desde pequeño. ¿Que no se lo creen? Pues lean, lean.

¿Quien no recuerda a "Mazinger Z" y, concretamente a "Afrodita-A" con su famosa frase: "Pechos Fuera"?. Pues bien, fueron innumerables las tardes que me llevé mirándoles los pechos a mi "Seño" de Matemáticas para ver si les salian disparados; y lo único que aquella buena señora disparaba eran las hostias que a un servidor brindaba cuando me pillaba mirándoles semejantes "argumentos". Después, a lo largo de mi adolescencia, el hecho de pensar que a las chicas les salian los pechos volando marcó significativamente mis relaciones con el sexo opuesto.

... ¡Y ese miedo patológico que yo tenía a los abuelos¡ ahora me lo explico; está totalmente justificado después de ver, durante tropecientos mil episodios al Pederasta más famoso de la tele: ¡El Abuelo de Heidi"¡; si no, cuéntenme qué coño hace un viejo, solo, en las montañas, con tres niños....

Además, confieso que me aterrorizaba dormir solo, ya que antes de irme a acostar, a mi cabeza venían canciones del tipo: "...los diminutos, nadie saben donde están, pequeños seres bondadosos, están viviendo entre nosotros...". O sea, que resulta que en mi cuarto hay seres pequeños, que yo no veo, pero que viven conmigo... acojonante, vamos.

En fin, innumerables episodios que han moldeado negativamente mi psique infantiloide. Ah, ¿que no se lo creen?, ¿quieren mas ejemplos?: Marco (es el ejemplo mas claro del comienzo de la explotación infantil), Jackie y Nuca: El oso de Tallack, vamos (los comienzos de la zoofilia); Epi y Blas (los iconos gays por excelencia), Torrebruno; y qué me dicen de semejante elemento, ¡la de neuronas que me ha destrozado este hombre con las letras de sus cancioncillas esperpénticas¡

Bueno, después de todo, tengo que agradecer que podría haber sido peor, porque la visión de todos estos dibujitos podrían haber dejado en mí un daño irreparable...

... Un momento, les tengo que dejar porque acaba de tocar la sirena, que aqui en el psiquiátrico se cena a las ocho, y como no me apure, me quedo sin medicación. Encantado de haberos conocido: "¡Tigres, Leones, todo quieren ser los campeoneeeeeeeees!"