Los problemas de ver mucho la televisión

--Y, ¿qué me pasa, doctor?

--Me temo que tiene usted poca memoria.

-- Ah... y, ¿qué me pasa, doctor?

--mmm, Usted está mas grave de lo que me pensaba.
» Cameron, hazle una resonancia y una eco. Y el negro que le haga una punción lumbar.

--esto ¿y yo?
--Chase, ¿aun sigues en esta serie con lo mal que me caes? Bueno, preguntale su historia clínica.
--Pero ¡si es amnésico!
--Tuviste suerte. ;-)

[...]

Si alguien quiere saber como sigue que vea el capitulo y me deje a mí tranquilo.

Lo cierto es que el servidor donde está alojada barbacana (juanita se llama) estaba aquejada de una muy escasa memoria RAM. Entre el servidor web, el de correo y la base de datos está al límite de sus posibilidades.

Para aliviarse un poco hace como Dumbledore, el recuerdo que menos necesita lo mete en un pensadero (Um Harry Potter como metáfora de la informática, ya sé que estoy fatal). Bueno, el pensadero de juanita es el disco duro. El problema es que guardar porciones de memoria en disco o recuperarlas es muy lento, tanto que el resto de los procesos se paran esperando que termine. Redundando en que las páginas tardan una eternidad en cargar.

Así que tras ordenar los cacharros que tenía por aquí, he encontrado un PC que alguien me regaló por obsoleto. Mi gozo ha sido al descubrir que la memoria podía ser compatible con la que usa juanita. Así que ha empezado la operación a memoria abierta.

El doctor Shepherd va a operar a un paciente que tiene un coágulo que le afecta la zona de la memoria. Es una operación muy complicada porque para no hacerle daño hay que pararle el corazón. Hacerle un injerto y luego darle una descarga a 230; rezando de que vuelva a funcionar.

En el quirófano de al lado tenemos a nuestro donante de memoria. Pero ahora hay un dilema moral. Salvar a nuestro paciente o salvar al donante. Resulta que el donante es mejor que el que queríamos salvar. Y ahora que tenemos rajados a los dos pacientes y con las visceras repartidas sobre la mesa de operaciones nos damos cuenta que las memorias son de grupos sanguíneos diferentes y no pueden mezclarse.

--cierra rápido y si no quieres morir pobre lo que quede que funcione.

Ahora entiendo porque siempre ocurren tantas desgracias en las series de médicos. Tras hacer un transplante de disco duro y de tarjeta de red. El ordenador ha pasado por no arrancar.... miedo (afortunadamente era que estaba el interruptor trasero apagado). Luego el grub se ha hecho un lío y no arrancaba (no sabía que la BIOS al autodetectar los HDs volvía loco a este). Y por último el kernel que decía «la tarjeta de red no responde, ignorandola». Cullons. La vocación de este equipo era dar servicios de red. Sin red no es más que chatarra.

Sudores frios recorrieron mi cuerpo. Temiendo que tendría que volver a desmontar el nuevo equipo y transladarlo al antiguo... Me quedaban dos opciones: el viejo método de patada en la disquetera o cambiar de PCI la tarjeta. ¡Chachi! Servidor funcionando.

Resumen de las intervenciones efectuadas:

  • Cambio de amd-Kalgo 200Mhz a intel pentium-algo a 450Mhz
  • Aumento de pecho, digo de disco duro. Un nuevo disco duro de 4 gigas se añade al antiguo (de 8).
  • Sustitución del Monitor que se le iba un color, por otro que parece que funciona.
  • Pequeño corte en mi dedo anular derecho con la chapa trasera de la nueva caja, cura y vendado
  • Ha perdido una grabadora que no usaba.

Lamentablemente. Al final, el factor limitante del servidor (su escasa memoria RAM) sigue existiendo. Si un donante tuviese memorias PC100....