¡Viva el cine!

Reconozco que cada vez veo más cine en pequeña pantalla (o monitor) que en pantalla grande. Sé que es una pena, porque las versiones para televisión suelen estar la imagen recortada, el sonido no es siempre el optimo, la luz y los reflejos sobre la pantalla y similares distan mucho de lo ideal.

El día de todos los santos fui a ver una película; todo se antojaba perfecto: grata compañía, una sala no excesivamente chica, película a priori atractiva...

Hasta que empezó.

Durante toda la proyección, estuvieron constantemente sonando teléfonos móviles. Y en la mayoría de las ocasiones la gente cortaba la llamada o apagaba el teléfono pero hubo una o dos ocasiones en las que el receptor tuvo la osadía de ¡responder! ¿pero esto qué es?

Si...

  1. vas al cine apaga el movil
  2. vas al cine y esperas una llamada importante, no vayas al cine
  3. vas al cine y deseas recibir información concreta. Déjalo en modo silencio para poder recibir mensajes o «toques»
  4. tu vida depende de una llamada que no sabes cuando se va a recibir y quieres ir al cine, compra una entrada cerca de la puerta, ponlo en modo silencio y cuando te llamen te levantas y te sales de la sala para no molestar a los demás.

Fuera de lo que pueda creerse, en la sala no había adolescentes a los que echar la culpa.

La verdad es que el cine en pantalla grande está perdiendo mucho encanto para mi.