Oido en la radio 1/2

Este fin de semana he hecho unas cuanta horas de autobús muy seguidas. He leído, he estudiado inglés y he escuchado la radio mientras intentaba quedarme dormido. En un intervalo de pocos minutos he oído dos afirmaciones igualmente erróneas.
Beijing antiguamente llamada Pekín.
Dicha ciudad está en china y tiene un nombre en chino que no soy capaz de escribir aquí. La cuestión es que los chinos conscientes del problema que tiene para los que usamos alfabeto latino el poder escribir y usar su escritura, decidieron emplear un sistema de conversión entre su escritura y la nuestra. Este sistema está basado en la fonética de forma que «Pekín» suena más o menos parecido a la pronunciación original.
[Para más información, en la wikipedia se trata más profundamente el asunto]
Ahora el gobierno chino ha decidido plasmar los nombres chinos con otro sistema de trascripción. Y recomienda a todos emplearla. De esta reforma sale la notación «Beijing». Es decir, el nombre sigue siendo el mismo (en chino) y lo que nosotros usamos es una notación. La ciudad no ha cambiado de nombre, en todo caso solo ha cambiado la forma de escribirse. ¡Y la pronunciación no ha variado!
¿Que forma debemos usar nosotros?
Creo que hay que seguir usando la fórmula clásica «Pekín». Esta forma está aceptada y es usada habitualmente: «Esto lo saben aquí y hasta en Pekín» (nadie usa: «eso lo saben aquí y hasta en Beijing»). Los topónimos pueden estar traducidos y de hecho es una práctica habitual cuando son lugares de cierta importancia. Así, hablamos de «Londres» (y no «London») o «Nueva York» por poner dos ejemplos.
Esos nombres son usados en España, incluso, por encima de los nombres oficiales (que serían los topónimos en el idioma oficial del territorio). Lo cual puede ser también usado como argumento para seguir usando las denominaciones «Gerona», «La Coruña» en España, ya que incluso en el caso de que hubiera existido un cambio oficial de nombre, son topónimos correctos en el Castellano.