Barbacana

Ir a la zona de control

administración pública

La neutralidad tecnológica en el software de la administración

Este artículo está inspirado en una carta que escribió Carlos Fenollosa al Ministerio de Industria y en la respuesta que éste obtuvo: http://weblog.topopardo.com/archives/2006/06/05/el_mcyt_contesta_a_mi_carta.html

Uno de los argumentos más empleados por parte del gobierno para no apoyar el uso del FLOSS (Free/Libre open source software)(*) es la necesidad de defender la neutralidad tecnológica. Es decir, según ellos, que el gobierno no puede «restringir la libertad de elección de tecnologías».

Muchos intentos hay de rebatir esta afirmación (afirmación empleada por igual entre los productores de software propietario como entre políticos y técnicos de la administración). En este, mi intento, se enfocará en el aspecto ingenieril del asunto (recordemos que la informática es una ingeniería).

Los gobiernos de los paises tienen, entre otras misiones, la de regular la actividad ingenieril desarrollada en su territorio. Para ello, elaboran reglamentos técnicos y suscriben normas. Entre otras, las normas tienen tres finalidades: Establecer estándares, fijar procedimientos y como consecuencia derivada estimular la competencia entre los fabricantes. Éstas benefician a la empresa y al usuario final.

Inicio de sesión de usuario