Joaquín Mora

Comprender y Transformar

Descarga de materiales CyT

En la presente página puede descargar algunos materiales del programa CyT. El Manual sobre CyT es el libro de teoría básica del programa, y es de lectura obligada para la formación de aplicadores. Los materiales CyT contienen conjuntos de actividades del programa propuestas para determinadas poblaciones (niños, adolescentes, etc). Hay tambien otro material complementario.

La documentación citada está en formato PDF.

Si no lo tiene instalado en su ordenador, puede obtener un visor gratuito del formato PDF en la web de Adobe.

Resultados obtenidos

Los resultados conseguidos pueden calificarse de muy positivos en todos los casos que se han informado, incluso en situaciones en los que no ha habido contacto ni participación alguna de los autores del programa. Conviene destacar, sin embargo, que se habla de mejoría cognitiva, personal-social y de autocontrol, y no la remisión total de la sintomatología ni la curación del síndrome que la origina. Hoy por hoy, por mucho esfuerzo que hagamos no podremos lograr que una persona con serios problemas de desarrollo se normalice de modo absoluto. Quizá nadie sensato espere esto pero, de cualquier modo, conviene recordarlo para no tener falsas expectativas. Sin embargo, no hay que renunciar por ello a que esa persona se adapte mejor a los problemas que le plantea su entorno y que cree menos problemas a los que están a su alrededor. Que sea algo más razonable y que se enfrente a su vida de manera también más razonable.

Algunos resultados se aprecian tras pocas semanas de aplicación, pero se requiere al menos de un año para lograr frutos consolidados. Los mejores resultados se obtienen con dos-tres años de aplicación del programa.

Formación de los aplicadores

El elemento crítico en el éxito del programa está en la formación adecuada de sus aplicadores. La dinámica de trabajo debe estar bien conseguida, así como el conocimiento teórico y práctico sobre el sentido y gestión de cada componente de la metodología del programa. Hay, además, estilos de interacción que deben ser entrenados en los técnicos que dirigen el programa (los denominados "patrones de movilización cognitiva".)

La formación de los aplicadores se realiza a través de dos instrumentos:

  • Un curso inicial de formación.

  • Sesiones de seguimiento y revisión de los trabajos con CyT, grabados en video, una vez que comenzó su aplicación.

El curso inicial consiste en una 30 horas de trabajo teórico-práctico, con exposición de la fundamentación, estructura y metodología del programa, análisis de vídeos de sesiones reales y realización de varias simulaciones, algunas de ellas dirigidas por los asistentes. Este curso proporciona la información básica y capacita para comenzar la aplicación de las primeras unidades del programa.

Características metodológicas de CyT

  • El trabajo se hace en grupos de aproximadamente unas 10 personas. El número de componentes del grupo puede modificarse, dependiendo de las dificultades que presenten los participantes y de su evolución.

  • Los grupos deben ser heterogéneos. No es preciso que todos tengan la misma edad ni el mismo nivel de desarrollo. Sí que procuramos, sin embargo, que no estén mezcladas personas con edades muy diferentes (por ejemplo, jóvenes y adolescentes con niños).
  • El programa debe ser aplicado por personal especializado, que haya sido formado para impartirlo.
  • El programa no requiere de materiales difíciles ni costosos. Una pizarra o equivalente, y algunos fungibles que se pueden conseguir en papelerías. En ocasiones, fotocopias, recortes de prensa, etc. El material de evaluación y seguimiento (distinto al anterior, de desarrollo del programa) debe incluir cámara de vídeo para grabación de sesiones y los fungibles correspondientes.
  • Las tareas del programa consisten en juegos de grupo, de contenido socializador y de lenguaje, en el que los participantes se relacionan y ayudan a los demás. Después de realizados, los juegos se analizan y discuten. Una de las claves del programa "Comprender y Transformar" radica en esa conversación posterior a cada juego. Se trata de hacer hablar y de enseñar a escuchar.

Destinatarios

Los beneficiarios de este tipo de intervención son personas que por una causa u otra ven disminuidas sus capacidades de pensamiento y autocontrol. En la experiencia investigadora de estos años, se ha comprobado la eficacia del programa CyT en personas con problemas de naturaleza orgánica y funcional. Por otro lado, aunque los efectos beneficiosos del trabajo cognitivo son bien conocidos cuando se aplican en programas de estimulación precoz, una novedad importante de la investigación ha sido descubrir que también esa estimulación es posible en sujetos mayores (en los que se podía pensar que ya no cabía mejora), siempre que se empleen técnicas adecuadas.

Pueden participar en el programa personas con un nivel de desarrollo desde 4-5 años. No hay límite superior. Muchachos e, incluso, adultos pueden participar sin problemas.

Propósito general de CyT

Aunque es clásico el punto de vista según el cual los trastornos del desarrollo y los déficit cognitivos asociados a ellos son irrecuperables, la evidencia científica de las últimas décadas muestra que la intervención psicoeducativa produce ganancias insospechadas hasta hace poco. Las teorías psicológicas del aprendizaje, en su doble vertiente conductual y cognitiva, han obtenido cada una por su lado buenos resultados y aún abren mejores posibilidades para mejorarlos en el futuro. En este contexto cognitivo-conductual, se crea el programa "Comprender y Transformar" (CyT) por Joaquín Mora en 1985, como una contribución a la rehabilitación de personas con discapacidad. Además de la publicación venal del programa, ha habido publicaciones institucionales de estos materiales por parte de las Consejerías de Educación de la Junta de Andalucía y la del Gobierno Vasco.

El programa CyT pretende mejorar las habilidades de pensamientos, entendidas como capacidades generales de planificación y autocontrol y no como habilidades específicas (ordenar, clasificar, nombrar, etc.) Dentro del complejo panorama cognitivo-conductual, el acento se pone en el entrenamiento metacognitivo. Los objetivos del programa son que los participantes organicen sus cabezas, sepan qué cosas son las más importantes, que definan mejor cuáles son los problemas que tienen que resolver y qué medios son los más adecuados para lograr sus fines. Se ayuda a que aprendan a pensar las cosas antes de hacerla, a no actuar de modo impremeditado, a analizar lo que hacen, por qué lo hacen y cómo lo hacen. Al tiempo que se trabaja el autocontrol, otras dimensiones del programa fomentan el mejor ajuste personal-social, basado en una percepción más realista de las propias posibilidades y límites, en el fomento de una adecuada interacción social y en la mejora del autoconcepto.