Mi Blog

Cyberbullying ¿un nuevo problema en nuestras escuelas?

En las últimas fechas el problema del cyberbullying está cobrando un gran auge dentro de los medios de comunicación y, como consecuencia en la sociedad en general. Lo llamativo de las acciones que algunos alumnos desarrollan para intimidar, excluir o maltratar a compañeros (mediante agresiones grabadas en teléfonos móviles y posteriormente publicadas en Internet en cualquiera de los portales que lo permiten, tomando las imágenes sin autorización de las webcams para posteriormente extorsionar a la víctima, generando páginas web para atacar, despreciar o humillar a otros, como algunos de los ejemplos posibles) ha colaborado a ello.

No obstante, pese a lo espectacular de estas acciones en una sociedad que todavía está acomodándose al uso de las nuevas tecnologías en su día a día, una pregunta nos surge a las personas que estudiamos este fenómeno y, en general, los relacionados con los episodios de violencia escolar: ¿estamos ante un nuevo problema o por el contrario es otra cara de la misma moneda?

En mi caso soy tendente a pensar que estamos ante una nueva manifestación de un problema antiguo, el maltrato entre escolares, si bien con características propias que vienen definidas por la propia naturaleza de los medios que se utilizan para desarrollar la agresión. Varias son las razones que me llevan a defender esta posición. En primer lugar, el hecho de que en la mayoría de los casos, según se ve en las investigaciones que sobre este campo se han realizado (ver para una revisión Mora-Merchán y Ortega, 2007), es habitual que los cyberagresores conozcan con anterioridad a sus víctimas. De forma que las formas de acoso e intimidación que se utilizan continúan los ataques que de forma previa se han dado en el medio escolar. Esta continuidad entre contextos refuerza la idea que proponíamos inicialmente de un solo problema varias manifestaciones.

Otro motivo para pensar de este modo parte del análisis de la definición del problema del maltrato entre escolares. Las tres características principales de este problema (Olweus, 1999): intencionalidad, desequilibrio de poder y frecuencia en la conducta dañina también se cumplen en los casos de cyberbullying, si bien es necesario establecer algún matiz sobre todo con la última de ellas. La intencionalidad de la conducta parece fuera de toda duda, incluso parece que en muchos casos de cyberbagresiones es necesario mantener esta intencionalidad durante más tiempo que en los episodios de bullying convencional (como por ejemplo cuando se graba la agresión a algún compañero en el móvil y luego se cuelga en Internet, lo que supone un mantenimiento de la conducta agresiva en el tiempo). El desequilibrio de poder también se observa con facilidad. La agresión continuada sitúa a la víctima en una situación de desventaja frente a sus agresores, si cabe aún más que en las formas de bullying convencional, ya que el uso de las nuevas tecnologías deja a las potenciales víctimas sin espacios seguros lo que agudiza su sensación de indefensión y, como consecuencia, su vulnerabilidad ante el agresor.

El caso de la frecuencia es más complejo dada la existencia de episodios de cyberbullying que sólo se dan en una ocasión (por ejemplo, en los episodios de happy slapping). Esta circunstancia podría ser utilizada como argumento para decir que el cyberbullying no cumple las condiciones que se planteaban para el bullying convencional, sin embargo creemos que esto no es así. Pese a que puedan darse casos de cyberbullying sin aparente continuidad entendemos que podemos justificar que esto no supone un incumplimiento de la tercera condición que exponíamos anteriormente. La primera razón es que no se tiene por qué asumir que la repetición se ha de dar en la misma forma de agresión. Es decir, puede haber continuidad en la experiencia dominio-sumisión entre el cyberagresor y su víctima bajo diferentes manifestaciones. La segunda razón se basa en que experiencias como el happy slapping habitualmente sólo se dan una vez en el tiempo: en el momento de la grabación, pero no lo son en cuanto a su difusión o reproducción. Es decir, la repetición de la experiencia para la víctima se produciría cada vez que se produjese su visionado por él mismo o por alguno de sus compañeros.

¿Pensáis también que el cyberbullying se trata de una continuación del problema del maltrato entre escolares? ¿qué razones se os ocurren pueden apoyar esta afirmación?

Por si queréis profundizar algo más en el tema a continuación tenéis una breve bibliografía que os puede ayudar:

  • Barnfield, G. (2005). Happy Slaps: fact and fiction. Rumours of an epidemic of videophone violence have been greatly exaggerated. http://www.spiked-online.com/Articles/0000000CAAD3.htm (20/12/2006).
  • Beran, T. & Li, Q. (2005). Cyber-Harassment: A new method for an old behavior. Journal of Educational Computing Research, 32(3), 265–277.
  • Besley, B. (2005). Cyberbullying: An emerging threat to the always on generation. http://www.cyberbullying.ca (20/12/2006).
  • Burgess-Proctor, A., Patchin, J.W. & Hinduja, S. (2006). Cyberbullying: The victimization of adolescent girls. http://www.cyberbullying.us/cyberbullying_girls_victimization.pdf (20/12/2006).
  • Li, Q. (2005). New Bottle But Old Wine: A Research on Cyberbullying in Schools. http://www.ucalgary.ca/~qinli/publication/cyber_chb2005.pdf (20/12/2007).
  • Li, Q. (2006). Cyberbullying in schools: A research of gender differences. School Psychology International, Vol. 27(2), 157–170.
  • Manke, B. (2005). The Impact of Cyberbullying. http://www.mindoh.com (1/12/2005).
  • MSN.uk (2006). MSN cyberbullying report. http://www.msn.co.uk/cyberbullying (20/12/2006).
  • Olweus, D. (1999). Sweden. En P.K. Smith, Y. Morita, J. Junger-Tas, D. Olweus, R. Catalano & P. Slee, (eds.) (1999). The nature of school bullying: A cross-cultural perspective. London: Routledge.
  • Patchin, J. W. & Hinduja, S. (2006). Bullies Move beyond the Schoolyard: A Preliminary Look at Cyberbullying. Youth Violence and Juvenile Justice, 4(2), 148-169.
  • Smith, P., Mahdavi, J., Carvalho, M. & Tippet, N. (2006). An investigation into cyberbullying, its forms, awareness and impact, and the relationship between age and gender in cyberbullying. London: Anti-Bullying Alliance. http://www.anti-bullyingalliance.org.uk/downloads/pdf/cyberbullyingrepor... (20/12/2006).

Bienvenidos al blog

Hola a todos:

Con este mensaje comenzamos una nueva etapa. Después de un tiempo en el que no he podido actualizar este blog de forma conveniente, espero que este post dé inicio a una larga serie de mensajes en los que pretendo destacar la actualidad de los temas que más me interesan: los problemas de convivencia en los centros educativos, la violencia escolar en sus distintas formas, la atención a los alumnos con deficiencia visual, el trabajo psicoeducativo sobre las necesidades educativas especiales y, en general, cualquier tema relacionado con la educación.

Mi idea es combinar en el blog la presentación de noticias de actualidad extraidas de los medios que me hayan parecido relevantes, a modo de la noticia de la semana, con comentarios y análisis sobre los aspectos que me preocupan. En cualquier caso, dado que de alguna forma este espacio pretende estar vivo, seguro que el tiempo y la propia actividad irá marcando en lo que finalmente se convierte este blog.

Sin más, daros las gracias a todos los que colaboréis en este proyecto, independientemente del papel en que lo hagáis (consultando las noticias, proponiendo temas y/o mejoras, etc.), esperando que este blog o bitácora sea de vuestro agrado e interés.

Un cordial saludo,
Joaquín Mora Merchán

PD. Para evitar comentarios hechos por robots mandando SPAM de todo tipo me he visto obligado a moderar los comentarios. Por tanto, antes de ver vuestras aportaciones publicadas tendréis que esperar a que revise si hay comentarios o no (lo que sucederá una vez al día aproximadamente). Siento la distorsión que eso provoca en la comunicación, pero después de haber probado a hacerlo sin moderación y ver el resultado creo que es la única forma.

Distribuir contenido