Y esto del «Carmina Burana» ¿qué es?

Llevo ya aproximadamente la mitad de los ensayos del Carmina Burana. Así que va siendo hora que cuente qué opino de la obra y cosas así.

Empezaremos por la obra en sí:

Existe una costumbre que hace tiempo que no veo nunca. Supongo que la culpa la tiene el gobierno que impide que se practique. Me refiero a cantar en los bares y tascas. Posiblemente todos habeis, al menos oido alguna de estas canciones que son picantonas, con dobles sentidos o hablando de temas más o menos comunes: las mujeres, el sexo (digo amor). Pues Carmina Burana (en lo sucesivo CB), no es ni más ni menos que eso: canciones no religiosas cantadas en tabernas.

--¿Comor? yo pensaba que era la banda sonora de la película Excalibur...

Eso llegará más adelante. Hace bastantes siglos, un señor ¿Burano? Recogio las letras de una serie de canciones populares de su época (el equivalente al «Asturias, patria querida de ahora»), Lamentablemente, no puso la letra asociada con una música. Así que estos textos nos han llegado como poemas (Carmen, en latín).

Muy posteriormente a principios del siglo pasado, Carl Orff tomo dichas letras y le adaptó una música. Es el conocido Carmina Burana de Carl Orff que estoy ensayando en estos días. Esta música NO tiene nada que ver con lo que se cantaba en la época, a diferencia de otras versiones de CB que si recrean el ambiente. Aun así, el ambiente de júbilo si se encuentra durante toda la partitura. Gente coreando, trabalenguas cantados, solistas que tienen partituras que muestran cierta «borrachera».

¿qué tiene de particular la partitura?, es una partitura compuesta de canciones y danzas. No tiene la famosa estructura sonata que todos hemos estudiado en bachillerato. La orquesta, tiene una sección de percusión muy completa. Dos pianos. Eso hace una obra muy pintoresca. Dentro de la música son motivos muy pegadizos con combinaciones ritmicas peculiares.

Es una música muy épica, digna de grandes batallas tipo El señor de los anillos. Con grandes coros que parecen ejércitos. Partitura de juegos y contrastes constantes y por su espíritu pegadizo ha sido utilizada en peliculas (Excalibur), anuncios de televisión (Repsol) y otros.

Yo creo que la podemos considerar una de las obras de música clásica más importantes (por su trascendencia al público) del siglo XX. Un «must see»

dada la longitud de este texto, he decidido cortar por aquí esta entrada y continuar en el siguiente artículo